Home

mi casa 5 – Atlanta

Después de dos años en Japón, decidí que me gustaba la pedagogía y más formación me haría bien. Con ella podría servir mejor a mis estudiantes, y también aumentar mis opciones profesionales. Me matriculé en un programa de Maestría de la Lingüística Aplicada y la Comunicación Intercultural en la Universidad Estatal de Georgia, en Atlanta (EEUU).

casa_de_libro3_pq

Tardé un año y medio en hacer la Maestría. Era un programa de dos años, pero adelanté mi estudios por hacer una clase extra todos los semestre. Es decir en vez de hacer tres, lo normal, hice cuatro, y no tomé vacaciones durante el verano. También trabajé como asistenta de investigación y profesora. Tenía un horario apretado, pero todo estaba arreglado y así vivía y estudiaba. No había tiempo para nada más.

0004_sm_atlanta_house

Durante una estancia de mi tiempo en Atlanta, compartía un piso que era toda la primera planta de una casona vieja y ruinosa, pero lo atractivo era el alquiler económico y los compañeros de piso muy agradables, tranquilos y silencios. Una era bibliotecaria y también estudiante y el otro trabajaba en una librería. Con dos compañeros bibliófilos nuestro piso también parecía una biblioteca.

El frente de la casa tenía un porche enorme y ancho, y esa puerta daba al piso de la planta baja. Se entraba al nuestro piso por una puerta en un lado de la casa y al entrar se veía unas escaleras que doblaban para subir arriba. En el primer descansillo había una pista de lo que se iba a encontrar arriba: un pequeño estante de libros. En el segundo descansillo se encontraba el arenero de la reina de la casa: una gata que se llamaba Buki.

sm_house_candg1

Al subir las escaleras estaba el pasillo principal donde había puertas que daban a los tres cuartos, al baño y a la sala de estar. Donde no había puertas, todo el espacio estaba completo de estantes de libros del suelo hasta el techo. En la sala de estar, los muebles de casa normales, y claro que sí, más estantes de libros. En los cuartos de los compañeros de piso estaban iguales, más estantes de libros del suelo hasta el techo, además de montones de libros por todas partes – montaditos en el suelo y sobre la mesa de noche, los escritorios y hasta en los alféizares de las ventanas.

casa_de_libros2

Muchos libros y mucha organización. Mis compañeros no sólo amaban los libros, sino también amaban la organización. Todos los libros estaban situados en los estantes según los apellidos de los autores y por temas. Me lo pasé bien en esta casa. Era el ambiente perfecto para concentrarme en los estudios y sobrevivir este período de trabajo intensivo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s