Home

consejos de mi madre 1

mi primer pasaporte

Saqué mi primer pasaporte cuando tenía 15 años. Iba a Colombia por un año de intercambio estudiantil. Hasta entonces la única frontera internacional que había cruzado era la norte, a Canadá, pero eran otros tiempos y otras políticas migratorias y no se requería un pasaporte para ciudadanos de los Estados Unidos de América.

Necesitaba mi acta de nacimiento para hacer el trámite del pasaporte. Lo buscamos por toda la casa y no lo encontramos.

Entonces un día mi madre y yo fuimos en coche al ayuntamiento para ir al despacho del registro civil y pedir una copia de mi acta de nacimiento.

mamahands1Al llegar, mi madre aparcó el coche y lo apagó. Del asiento trasero mi madre sacó un libro de su bolsa enorme, lo abrió y se puso a leer.

“¿Mamá, no vamos dentro a pedir el acta de nacimiento?” pregunté.

Me dijo que si yo iba a vivir solita, como una persona grande lejos de casa y sin apoyo familiar, yo debería aprender a navegar por la burocracia, a leer los trámites, a saber cómo contestar y tener a la mano toda la información necesaria. Esta tarea en el ayuntamiento fue una oportunidad de practicar esta habilidad. Me pidió que yo entrarse sola e hiciese el trámite yo misma.

Recuerdo que pensé: “de acuerdo, tenías razón con todo lo que dices, ¡¿pero ahora me lo dices?!”

passport1989Bajé del coche. Tenía mucho miedo de hacer esta tarea sola, nunca había hecho nada así. Hasta el momento la única experiencia de burocracia que yo tenía era entregar papeles, de una u otra cosa, firmados por mis padres, al colegio o pedir prestado libros de la biblioteca. Tampoco nunca había entrado en este edificio grande de piedra y cemento y con apariencia de seriedad. Pero bien, entré, seguí las indicaciones, pedí, pagué y saqué la copia del acta de nacimiento que buscaba. Fácil.

Y así arrancó lo que una amiga mexicana llama mi carrera en ser experta en “tramitología migratoria” y es una de las razones por las que he sido capaz de vivir una vida vagabunda.

otro consejo de mi madre

Mi madre y yo no siempre nos entendíamos y sus consejos no siempre eran útiles o si lo eran, no siempre me agradaba como ella me los daba. Pero le agradezco todos, porqué algunos han sido muy valiosos y sin ellos no tendría los pocos buenos que me quedan. De ellos aquí uno.

Llevar sólo lo que puedas cargar tú

Otro consejo de mi madre de esta época que me ha servido bien durante todos mis años como viajera – y no importa si es un viaje largo o corto – era “llevar sólo lo que puedas cargar tú”.

Unos días antes de mi salida a Colombia, estaba en mi habitación preparando mis cosas y ropa para el año. Todo estaba amontonado en la cama y en el suelo había cuatro maletas. Pretendía utilizar tres, dos ya tenían cosas pero no sabía todavía cual sería la tercera.

Pasó mi madre por el corredor, vio el escenario por la puerta abierta y dijo “Nunca sabes lo que vas o no vas a encontrar. Pudiera ser que no haya nadie para ayudarte con las maletas. Debes ser capaz de llevar sólo lo que puedas cargar tú.”

De acuerdo, pensé. Tenías razón, y gracias por decírmelo ahora. Reduje la montaña de cosas y ropa y me fui con dos maletas y una bolsa de mano.

En aquel viaje siempre había maleteros o carros para las maletas, pero es cierto lo que me dijo mi madre. En muchos otros viajes ha sido necesario que yo pudiese cargar mi propio equipaje. Con el tiempo he mejorado el consejo a ser llevar sólo lo que puedes cargar en una mochila para dejar las manos libres para coger otras cosas. Por ejemplo, la correa de un perro.

001+see,+I'm+small+I'll+fit.preview

2 thoughts on “pasaporte -es

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s