Home

verano en la república checa

Durante tres veranos (1997, 1998 y 1999) participé en una escuela de idiomas del verano en la Universidad de Bohemia Occidental, en la ciudad de Pilsen, la República Checa.

cz_republic1

En aquel entonces enseñaba inglés en la facultad de Ciencias Políticas de la Universidad de Kitakyushu en (¡sorpresa!) la ciudad de Kitakyushu en Japón. Tuvimos vacaciones del comienzo de julio hasta los mediados de septiembre y siempre aproveché del verano para hacer una viaje que fuera también una experiencia intercultural, donde vivía mucho más que sólo contemplando museos y monumentos históricos.

La primera vez fui como estudiante de alemán y los otros dos años me contrataron para dar clases de inglés. En el segundo y tercer año invité a mis alumnos a participar y vinieron unas cuantas, sí todas chicas.

Era una escuela de varios idiomas: checo, inglés, alemán, francés, español, ruso y podría ser que había otros pero no recuerdo.

cz_charlesbridge3

El diseño del programa era muy práctico, divertido y social. Fue sólo tres semanas, pero intensas. Integraron el aprendizaje del idioma en la vida actual y si fuera lo que fuera, podrías pasar las tres semanas completamente inmerso en el idioma que estudiabas.

Dábamos clases cuatro días a la semana de las 9.30 a la 1 de la tarde, con dos descansos por la mañana. Durante la tarde había actividades sociales organizadas de todo tipo – caminatas por los bosques cercanos, deportes como tenis, tenis de mesa, tiro con arco, charlas y excursiones locales y regionales.

La universidad invitó a toda la comunidad universitaria a la escuela de verano. Es decir, si eres estudiante de la universidad y perteneces a una sociedad o club, entonces estás invitada a participar en las tardes de actividades sociales con el alumnado de verano.

cz_rep_collage1_SMALL

Era una manera natural y fácil para conocer a gente autóctona, nutrir amistades y crear oportunidades para utilizar los idiomas que estábamos estudiando.

El miércoles era el día de excursiones regionales, donde la universidad contrataron autobuses para llevar al alumnado y la facultad a lugares de interés por la zona – pueblos famosos por sus baños termales o tradiciones artesanales o el papel que habían jugado en la historia del país. Los miércoles después del desayuno en la cafetería de la universidad, cogimos las cajas de comida que nos preparó la cocina y nos fuimos a la excursión del día.

En todos los aspectos del programa, la universidad asignó a personas que funcionaban como representantes de los idiomas y puntos de contacto. Por ejemplo los autobuses de las excursiones estaban nombrados por los idiomas que hablaba el guía del viaje. Había el bus de habla alemán, de inglés, …

Igual en las actividades sociales de la tarde, los clubes o sociedades nombraron los idiomas que hablaban los miembros y así fue el punto de partida para que los estudiantes se conocieran.

¡Qué idea genial y sencilla!

Conocí a mucha gente muy maja y nuevas actividades, además.

cz_rep_summerschool_1

Con tiempo otros grupos surgieron naturalmente, por ejemplo el grupo de hacer picnic y nadar en el río por las tardes o el grupo de músicos que tocaron tambores en el bosque por la noche.

El alumnado vino de todas partes de Europa y con varios motivos para su participación, e igual la facultad fue internacional y con historias diferentes que nos llevaron a la escuela de verano.

Yo conocí la escuela por la parte de una colega en Japón, otra profesora de inglés de origen estadounidense. Ella fue parte del equipo que amplió el programa de idiomas de dicha universidad después de la Revolución de Terciopelo y que luego desarrolló este programa de estudios de idiomas estivales.

Durante esta época ya llevaba más de cinco años viviendo en Japón, tenía la premonición que mi próximo hogar sería en Europa Central, pero no sabía exactamente dónde. Cuando se acabó la escuela de verano en Pilsen, fui de viaje por aquí y por allá, a visitar a amigos y conocer nuevos lugares, también buscando donde mudarme. Resultó que me equivocara de premonición y en vez de Europa Central fui a vivir en México. Pero me lo pasé súper bien investigando durante estos tres veranos y conocí a muchas personas bonitas y otros territorios y historias.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s